La propiedad industrial supone la protección de los resultados de los trabajos de los obtentores, sosteniendo así los programas de mejora y el desarrollo de variedades.